La luz ultravioleta de SIGNIFY, una tecnología aliada para la desinfección y la seguridad del entorno

UVC-Signify

En la nueva normalidad, una de las principales preocupaciones es conseguir que las medidas de protección y prevención sean adecuadas. Por ello, a las ya conocidas como la higiene de manos, la distancia social o el uso de mascarillas o guantes, se proponen nuevas alternativas para la prevención y la desinfección de superficies y objetos. El objetivo es conseguir un mayor control de la epidemia en espacios públicos.

Una iluminación que desinfecta el aire, las superficies y el agua

En el contexto actual, encontramos en la luz ultravioleta (UV) un aliado para la creación de espacios seguros. Este tipo de radiación abarca un rango de longitud de onda que oscila entre los 100 y los 400 (nm), y que comprende diversas modalidades. Los más conocidos a nivel general son los rayos ultravioleta UV-A y UV-B, que sirven para broncear la piel o para aplicaciones médicas tales como tratamiento en psoriasis.

Pero para el tratamiento de prevención halamos de radiación UV-C, una luz invisible que se encuentra en el rango de los 200-280 nm del espectro. Esta iluminación se caracteriza por sus ser capaz de descomponer el ADN de bacterias, virus hongos o esporas de moho gracias a sus propiedades germicidas. Su pico máximo de acción se encuentra en los 265nm.

Aunque este tipo de tecnología parezca muy innovadora se lleva utilizando desde hace más de 40 años en la desinfección de agua potable o el aire. SIGNIFY ofrece sistemas de iluminación basados en la radiación UV-C, que según los expertos funciona como barrera de protección contra virus y bacterias.

A día de hoy, todavía no se conocen patógenos capaces de resistir a los rayos UV-C. A largo de los años se han realizado pruebas con diferentes tipos de microbios nocivos, incluidos varios coronavirus, que responden a la desinfección por UV-C. Pero la experiencia en el uso de UV-C demuestra que no solo es eficiente contra los microorganismos patógenos, sino que también evita su crecimiento de una forma fiable, fácil y rentable.

Desinfección de virus y bacterias

La iluminación UV-C representa un medio altamente eficaz de desinfección, ya que además permite reducir considerablemente el uso de productos químicos e inflamables, como la lejía. Esta tecnología se puede integrar en actividades diarias de mantenimiento e higienización de espacios comunes y habituales, como oficinas, fábricas, instalaciones públicas o comercios.

Este tipo de entornos deben extremar las medidas de higiene y desinfección para minimizar el riesgo de contagio de microorganismos. Cualquier comercio está obligado a desinfectar las superficies de contacto con el público, y garantizar que el aire sea saludable, independientemente del tamaño del local.

Por ello se concluye que la luz UV-C llega a su nivel ideal de utilidad en instalaciones, servicios o negocios que emplean habitualmente elementos, dispositivos o instrumentos en contacto directo con el cliente. Encontramos ejemplos en peluquerías, centros de estética y masaje e incluso las tiendas de ropa. La luz ultravioleta permite que objetos como peines, cepillos, tijeras o la ropa utilizada en los probadores se encuentren disponibles para el siguiente cliente con total seguridad. 

Igualmente, los espacios comunes como el transporte público, centros comerciales, bares y restaurantes, colegios, oficinas, habitaciones y zonas hoteleras son entornos clave para optimizar el potencial desinfectante de los rayos UV-C. Por ello hay que garantizar la desinfección de estos lugares que contienen un gran tránsito de público, y que son esenciales para el desarrollo económico y social.

La industria alimentaria es otro sector donde los rayos UV-C permite la reducción en el uso de pesticidas en productos de origen vegetal, así como actuar como desinfectante de los materiales de transporte y embalaje (vasitos de yogur, botellas…). Con este tratamiento de los alimentos, conseguimos aumentar su vida útil, y preservar el valor nutricional sin necesidad de utilizar ningún tipo de conservantes.

SIGNIFY-UVC

La seguridad, lo primero

Para aprovechar los beneficios y la utilidad que produce la radiación ultravioleta, es necesario que el sistema se instale, utilice y controle de forma profesional. Una  exposición incorrecta a la radiación UV-C podría provocar lesiones en la piel y causar graves lesiones oculares.

Es imprescindible que se sigan las instrucciones de seguridad que marca la normativa vigente para este tipo de radiación. La mayoría de instalaciones UV-C se tienen que utilizar en espacios desocupados, y que cuando sea necesario entrar durante el funcionamiento hay que llevar puesto el equipo de protección adecuado.

Con todo, la experiencia indica que se abren aplicaciones de gran alcance para la radiación UV-C, y que tiene recorrido más allá de la desinfección de hospitales y aplicaciones clínicas. Actualmente, es muy satisfactorio saber que la tecnología de iluminación de SIGNIFY seguirá ayudando a crear espacios más seguros.

Contacta...

De forma gratuita con SIGNIFY:

Comparte esta publicación en:
Facebook Twitter Linkedin Email
Síguenos en:
Últimos Tweets
Suscríbete a nuestra newsletter semanal
Recibe todas las novedades de producto e información sobre las marcas del sector
Al presionar el botón "Suscribirme al Newsletter" estás aceptando las condiciones de uso y políticas de privacidad
Don't miss out. Subscribe today.
×
×
WordPress Popup
Como la mayoría de webs, usamos cookies. Si continúas navegando entenderemos que estás de acuerdo.
Más sobre nuestras cookies