Luminarias Exeya y Elodia de ELT para reducir la contaminación lumínica

ELT proporciona productos sostenibles y eficientes para reducir la contaminación lumínica en las ciudadesCon la Navidad, las calles y ciudades de todo el mundo se llenan de luz con todo tipo de estampas que crean un ambiente cálido y entrañable. Nadie niega que ver las ciudades iluminadas de esta forma es bonito, pero, ¿somos conscientes del derroche de energía que supone esto y de la contamianación lumínica que produce?

La Organización de las Naciones Unidas ha publicado un informe según el cual se prevé que, para el año 2050, el 70% de la población habite en ciudades. Uno de los grandes retos a los que se enfrentan éstas para ser sostenibles e innovadoras es ofrecer un diseño que se adapte a los requerimientos de sus habitantes y visitantes.

Las ciudades son uno de los principales emisores de contaminación. Más del 70% de la contaminación mundial la producen ellas y entre los contaminantes que más emiten, se encuentran los relacionados con las luminarias.

Esta contaminación lumínica es uno de los problemas ambientales que más está creciendo en los últimos años. Su causa principal es el alumbrado nocturno que se utiliza en las ciudades, sobre todo porque afecta negativamente a los ecosistemas nocturnos en los que se incluyen especies vegetales, animales y personas. España, donde esta contaminación lumínica se ha disparado en la última década, se ha convertido en el tercer país europeo con mayores niveles de contaminantes lumínicos.

Uno de los principales productores de contaminación lumínica es el alumbrado exterior

Según Susana Malón, una de las mayores especialistas a nivel mundial en contaminación lumínica, “es necesario generar una nueva cultura de la luz. Un exceso de iluminación no se percibe como contaminación y eso es un problema si queremos que nuestras ciudades sean habitables y sostenibles. Necesitamos aumentar la calidad de la iluminación y que redunde en un mayor confort para los ciudadanos, a la vez que se mejore la eficiencia energética”.

Las ciudades del futuro están a la vuelta de la esquina. En ellas la tecnología juega un papel esencial y la iluminación inteligente está ya consolidada. Sus beneficios no son solo en términos de eficiencia energética, sino que también ayuda a disminuir el exceso de luz artificial a los que están sometidos los núcleos urbanos.

Los expertos aseguran que disminuir la cantidad de luz no significa que disminuya la seguridad ni la visibilidad. No basta con apagar las farolas o cambiarlas todas, sino que se deben adecuar los niveles de iluminación a las recomendaciones internacionales, instalar luminarias LED y, sobre todo, hacer un uso responsable de la luz iluminando solo las zonas y áreas que lo necesitan. Esta iluminación tiene que ser siempre de arriba hacia abajo y no dejar que se disperse hacia otras zonas.

Según Malón “Mejorar la eficiencia del alumbrado público es uno de los retos más inmediatos. Una iluminación eficiente y rentable es posible. Gracias a los sistemas de gestión y control ya es posible reducir la potencia y conseguir unos niveles de iluminación adecuados y sostenibles sin que ello perjudique la cantidad de luz”.

ELT ayuda a reducir la contaminación lumínica con sus luminarias sostenibles y eficientes

Una de las marcas del sector de iluminación que apuesta por un alumbrado público sostenible es ELT. En su gama de soluciones de iluminación, en concreto las de exterior, combina una tecnología de eficiencia energética con un diseño que permita alumbrar de forma óptima. Además, están dirigidas a conseguir los criterios estéticos y de iluminación, minimizando al mismo tiempo los impactos medioambientales.

Entre las soluciones de alumbrado exterior que proporciona ELT se incluyen las luminarias Exeya y Elodia.

Ambas gamas de luminarias disponen de un diseño adaptado a las necesidades más exigentes. Están equipadas con unos módulos LED y drivers de alta potencia que permiten adaptar la temperatura de color, una amplia programabilidad y múltiples modos de regulación.

Asimismo, ambas luminarias cumplen con los requerimientos y los parámetros luminotécnicos exigidos en el reglamento de eficiencia energética de instalaciones de alumbrado exterior. Estos se aplican, sobre todo, en las zonas de protección más exigentes contra la contaminación luminosa E0 (aéreas intrínsecamente oscuras como observadores astronómicos mayores de categoría internacional) y E1 (zonas rurales relativamente deshabitadas, donde las carreteras están sin iluminar). En este sentido, tanto la luminaria Exeya como Elodia, ofrecen unas opciones de temperaturas de color adecuadas para estas zonas, como son el PC ámbar o 2200 K.

Nueva sección centrada en HCL

ELT acaba de estrenar recientemente nueva web, en la que puedes encontrar una sección específica sobre Human Centric Lighting. Accede al enlace y descubre todas las novedades que vayan apareciendo sobre esta temática. 

Comparte esta publicación en:
Facebook Twitter Linkedin Email
Síguenos en:
Últimos Tweets
Suscríbete a nuestra newsletter semanal
Recibe todas las novedades de producto e información sobre las marcas del sector
Al presionar el botón "Suscribirme al Newsletter" estás aceptando las condiciones de uso y políticas de privacidad
Don't miss out. Subscribe today.
×
×
WordPress Popup
Como la mayoría de webs, usamos cookies. Si continúas navegando entenderemos que estás de acuerdo.
Más sobre nuestras cookies